27 de enero de 2012

Spanair tiene nombre de Familia

Hoy es un día diferente. Hoy haré lo que nunca hago, y pondré nombre a lo que nunca nombro. Hoy Spanair es protagonista, no como empresa, sino como Alma de algo que pocos pueden entender. Hoy estas letras os las dedico a todos vosotros…
En este tiempo que a veces parece eterno y que otras parece efímero muchas personas me han preguntado si no echo de menos Spanair. Y mi respuesta siempre ha sido la misma: echo de menos a la gente que allí conocí.
Entré cuando aún era una niña, me despedí cuando aún soñaba con ser una mujer. Me sigo tambaleando entre ambas, nunca quise crecer aunque siempre quisiera hacerlo, mis paradojas y yo, ¡tremenda lucha! Pensamientos de esta loca dama cuerda que hoy escribe, con pocas ganas de sonreír, con pocas ganas de ironizar, con ninguna gana de contar anécdotas del recuerdo para que arranquen una sonrisa al que me lea…

Alguien me dijo en una ocasión que muy pocas personas tienen la suerte de formar su propia familia en el lugar de trabajo. No lo entendí en su momento, lo entiendo ahora. Entiendo que hay personitas que se cruzaron en mi camino, personitas que me ayudaron a madurar, a crecer y a ser mejor persona, personitas sin nombre ni apellido, cuyo único cometido era hacer que cada día contara, que cada día fuera importante, o al menos inolvidable. Y sinceramente, creo que casi todos esos días lo son. Así como lo son casi todas las personas con las que compartí viajes regalados, veladas infinitas e insomnios eternos.

Hoy no me pondré triste, aunque las cuentas, las pérdidas, los cierres y las malas noticias quieran desdibujar esta sonrisa eterna que la ilusión me ha regalado. Hoy me siento a escribir a todas y cada una de las personas que un día se cruzaron en mi camino, para decirles que por alguna razón siempre serán recordados, para demostrar que aquél lugar en el que crecí e intenté madurar tuve el privilegio de toparme con personas únicas, y siempre recordadas. Hoy, queridos amigos, me siento para que mis humildes dedos os hablen, para contaros que todos sois importantes, que todos habéis creado un lugar único, una familia indestructible, y para deciros algo que yo ya sé… nunca os olvidaréis, nunca dejaréis de existir en vuestra memoria, porque algo mágico se inventó en el momento en el que vuestro primer destino se escribió en vuestros meses programados, y ése algo nunca jamás será olvidado. Lo digo porque lo sé. Esto sí que lo sé.

Hoy es un día triste. Hoy empieza a escribirse la despedida. y si desde este rinconcito desde el que escribo algo puedo hacer, sólo os digo que las despedidas sólo son tristes cuando hay en ellas rabia, rencor o desconsuelo, y sé que en esta despedida sólo puede haber lágrimas de emoción contenida… seguiréis con vuestras vidas, muchos volaréis lejos de este lugar en el que parece que nadie quiere ya que sigamos viviendo, y empezaréis de cero. Pero si algo puedo recomendaros es que no intentéis empezar de cero olvidando el ayer. Pues si algo debe marchar con todos vosotros son las amistades a las que les dedicáis este hasta luego obligado, y sobretodo la sabiduría personal y profesional que tan dentro de vosotros lleváis. Esa sabiduría que se quedará con vosotros para siempre…

A todos os di las gracias en una ocasión. A todos os he seguido saludando desde la distancia. Y a todos os digo ahora que ahí afuera hay un Mundo Enorme que está ansioso de conocer a personitas como vosotros…
Desearos toda la suerte del Mundo sería desearos demasiado poco, así que sólo os pediré que nunca olvidéis este lugar en el que muchos habéis crecido, pues al margen de despachos, directivos más o menos competentes, accionistas, ganadores y perdedores, en Spanair hay algo que no he vuelto a ver nunca, y que creo que no volveré a ver en un tiempo eterno: grandes personas, grandes sueños y grandes ilusiones compartidas. Un cariño incondicional y verdadero.

De corazón os escribo, y de corazón me despido.
Hoy, cinco años después, aún os recuerdo  cada día… gracias por haber formado parte de nuestras vidas.
Os seguiré recordando, buscando y sé que seguiré encontrándome con vosotros. Y sé que será un feliz reencuentro.
Puede que hoy fuera un día perfecto para criticar y juzgar lo mal hecho, pero no hablaré de lo que no quiero hablar, no mancharé este lindo folio con palabras rabiosas, porque hoy lo importante son las personas que suspiran sus recuerdos recientes o lejanos en este precioso tiempo compartido...

Gracias por no dejar que los números y las ambiciones ajenas destruyan vuestra ilusión por seguir creciendo.

Hasta siempre, hasta luego…

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias. Gracias. Gracias... siempre recordada Kidney. JKK

Anónimo dijo...

Imposible mejor descrito... gracias. Jkk

Anónimo dijo...

Siempre fuiste grande, de alma, de cuerpo y de corazón. TCP

Anónimo dijo...

Personas como tú y como nosotros... qué suerte habernos encontrado... Gracias, nos encontraremos en el camino, tú siempre estás...

Anónimo dijo...

Me has emocionado... me has hecho recordar... me has quitado algo de mi pena... gracias por tu eterno optimismo y por tu sonrisa, aunque fueran las doce de la noche... siempre haciéndonos reír... gracias por dejarnos conocerte... besos desde jkk

Anónimo dijo...

SIn duda esta compañía sabía elegir a sus tripulantes, y a sus JC y a sus instructores... qué grandes tods!!!!!!!!!!!! gracias kidney.

mariana dijo...

Que razón tienes... yo hace 13 años que deje Spanair y cada vez que volaba con ellos, era como volver a casa.... muchos amigos y gente maravillosa... un beso enorme a todos....y como tu dices hasta luego!!

Anónimo dijo...

Lo consigues amiga... consigues que la tristeza sonría con timidez... GRACIAS hoy y siempre.
Otro JKK

Anónimo dijo...

Gracias, al final todos empezaremos a ver eso de que hay un mundo enorme fuera de spanair, y que la vida no se acaba con esto. Pero nos echaremos tanto de menos, somos una familia tan grande...Os echaré de menos a todos y cada uno de vosotros. Lauri, mil gracias, de corazón, quñe día tan triste y feo!!!

Anónimo dijo...

no hay duda de que tus padres han hecho un buen trabajo contigo, unos sentimientos asi solo pueden ser inculcados desde la familia, Enhorabuena,no solo eres buena persona, es que lo transmites, muchas felicidades.JKK

Salud dijo...

Doce años en Spanair, doce años formando parte de esa gran Familia a la que siempre me he encontrado tan unida. Y por ello justamente se hace tan dificil cortar este cordón umbilical. En alguna ocasion me planteé cambiar de empresa, de vida, dado que mi familia esta en el extranjero, pero nunca pude. Ese cordón umbilical fue más poderoso y me mantuvo unida a vosotros. Y ello no gracias a la empresa, no, esa fuerza mágica que hacía imposible dejar Spanair era ese ambiente de trabajo que nunca he visto en ningún otro sitio. Me siento muy orgullosa de todos esos años pasados con todos vosotros, orgullosa de haber reído, bromeado, trabajado con cada uno de los tripulantes de Spanair. Esta palabra, Spanair, nunca tendrá ninguna connotación negativa para mi, como podría ser asi? Para mí englobará siempre esa unión entre tripulantes y seres humanos que no tienen precio. OS QUIERO!!!!!!!!!!

alejandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alejandra dijo...

"Spanair es una forma de vida"
Quienes en algún momento hemos formado parte de una tripulación, podemos entender la tristeza y sensación de vacío que deja el perder algo tan fuerte como la unión de esta gran familia, llamada Spanair, pero siempre quedarán buenos amigos y maravillosos recuerdos. Hace casi diez años que dejé Spanair y los amigos se han hecho más amigos, ya somos como una familia. Laura, lo has explicado como sólo tú sabes hacerlo. Animo a todos, Sandra Montaner

Gemma dijo...

No puedo estar más de acuerdo, volé en Spanair del 96 al 2002. Es muy triste pensar que ya no volveremos a ver aviones en el cielo con su nombre, pero es cierto que la unión que se crea con la gente perdura con el paso del tiempo. Besos a todos y mucho ánimo! Gemma Gorriz.